lunes, 4 de noviembre de 2013

“De huellas y relojes”



                     En el espejo de la tarde
               un susurro de besos y ocaso
                     fugan al perfume de la rosa,
                         roja morada de sueños y aquelarres
                              en el rocío terciopelo
               que horada mi piel;


                     mariposas sedientas
               acarician esta boca de cielo     
                     derramando incienso
                        sobre la arena del olvido,
                             para tejer con hilos de viento 
               la alfombra meridional de tu mirada.


                     Es sortilegio este desierto de acero y fantasmas,
               conjuro de mil luciérnagas  
                     poblando el seno virginal de este valle
                         para crepitar, hoguera matinal
                             que se viste con alas
               al amparo de una encrucijada de huellas y relojes.


miércoles, 28 de agosto de 2013

“Promesa de Estío”



          
                     Abrázame en los silencios de la tarde
              en las ausencias de sol
                    sobre las pupilas del invierno,
                         besa esta piel de luna y rosas
               y con tu manto cubre mi alma solitaria

                    para renacer, eterna mariposa de luz,
               en la magia de antiguas primaveras….
                     Seduce gaviotas silentes
                        que anhelan mares distantes
               llevando en sus alas todos mis sueños;

                     descubre la lágrima guardada en mi corazón
               el secreto en mis espejos develados,
                     descorre las cortinas de la noche
                         y en una ofrenda de Estío
               seré la llama que encienda tu mañana.


domingo, 21 de julio de 2013

“Versos de arena y cenizas”


                          
                     Se esfuma un cansancio de relojes
              en el susurro gastado de la noche,
                     y en un norte de pájaros en fuga
                         se cuelan mil versos
               de arena y cenizas.

                    Distancias amaneciendo
               en el fuego de las ausencias,
                     ilusión florecida en tu andén de espejismos
                        estrellan metáforas
               en una tarde cualquiera

                     hilando un destino de alondras
               en la incandescencia lágrima
                     de esta mariposa de las sombras
                         mientras huye la nostalgia
               adormecida de sol sobre tu piel.
                                               


“Sinfonía herida de tiempo”



                     Páginas amarillas
               de otoño y hojarasca
                     matizan aceras doradas
                         mientras sueñan aves de tinta
               en el espejismo de tu mirada

                    y matices de luna
               conspiran en la tarde
                     lánguida de arrebol,
                        como huellas de sol
               besando pupilas de horizonte.

                     Mas cuando una sinfonía
               herida de tiempo
                     quiebra el firmamento
                         con su rayo de abismo y eternidad
              yo, me visto con la piel celeste de tu ausencia.



viernes, 21 de junio de 2013

“Ángel de alas despeinadas”

             
     
                     Luna de violines
               en los acordes de la tarde
                    rasga tus ofrendas
                         en pájaros de lluvia y silencios,
                              mientras nacen mariposas
               de nieve eternidad.


                    Sucumben los latidos    
               de mis espejos rotos
                    y rosas clandestinas
                        esconden tu aroma,
                             desvistiendo un reloj 
               de azul terciopelo.


                     Ya no puedo evocarte…
               misteriosas runas, presagios estelares
                    aún, abismos celestes,
                         eclipsan la magia
                             sobre el prisma de mis veredas,
               soñando con un Ángel de alas despeinadas. 



                                               

“Rumor de leños”



           Sortilegio floral
      esta anatomía
           de tu cuerpo silente,
                cual lluvia de crepúsculo
                     es suspiro de ocres
      en la medianoche de Venus.


           La vertiente de tus labios
     eclipsa mi golondrina austral,
           hospedando a la Musa
                de antiguos enigmas
                     y es mortaja…
      la luna de tu mirada.


           Mientras reposo al amparo
      de esta metáfora nocturna
           atisbo auroras de magia
                y un rumor de leños
                     crepitando, sedientos de estío,
      en el desvelo de mi noche mutilada.





                                               

domingo, 19 de mayo de 2013

“Épica”



     Un perfume de llanuras
aflora entre la fría bruma 
     que acuna mis palabras,
          mística ausencia
               condenando al sacramento
de otra noche dibujada.


     Horizonte de mar bravío
en la insomne oscuridad de esta luna
     esfuma los rubores
          de aquella paleta de mi cauce,
               amortajando una mirada pretérita
de lluvia y alondras.


     Y en esta piel de mayo
se diluye el paradigma
     de olvidos, silencios y presagios,
          conmoviendo la arena de mi destierro
               sepultando, raíz y soledad,
a este viento...  oráculo de mi destino.




sábado, 27 de abril de 2013

“Luciérnagas en este abismo de silencios”




           Un silencio poblado de estío
      en la ribera caudalosa de los sueños
           cuela sus mágicos perfumes        
                y en la impronta de la tarde                            
                     viste mariposas de arrebol                              
     sobre los arroyos dorados de mi infancia.


            Auroras silentes   
      duermen en el regazo de la tarde
           desvelando alas
                en el grafito de mis noches,
                     acunando sortilegios de mar
      en la bahía primigenia de ayer.


           Y entre misteriosos acordes
      de acuarela y pentagramas en lúdico juego       
           se tejen los secretos ancestrales
                que cobijan metáforas de pasión y alborada,
                   amortizando luciérnagas
   en este abismo de silencios.


domingo, 21 de abril de 2013

“Crepúsculos de lluvia”




     Ella anhela vestir de primavera,
calzando oasis en la crepuscular roca
     de una tarde de sinonimias
          y cortejar un manantial de mariposas
               en aquel jardín de infancia
entre óleos y esencias pueblerinas.


     En su mirada de ámbar y ocre
anidan golondrinas
     viajeras de otros escenarios
          que en plegaria, elevan su vuelo
               hacia un horizonte
de asombro y fuego.

     Un sortilegio de mágicas gotas
enciende la Memoria
     de abismos y pupilas
          con lágrimas de Tiempo
               y soledad de firmamentos
más allá de sombras y fantasmas.


      Al fin los recuerdos fluyen,
desatando su hechizo de perlas
     sobre un paisaje de equidistancias
          mientras alguien espera,
               peregrino,
volver con la lluvia.



“Luciérnagas en este abismo de silencios”



           Un silencio poblado de estío
      en la ribera caudalosa de los sueños
           cuela sus mágicos perfumes        
                y en la impronta de la tarde                            
                     viste mariposas de arrebol                              
     sobre los arroyos dorados de mi infancia.


            Auroras silentes   
      duermen en el regazo de la tarde
           desvelando alas
                en el grafito de mis noches,
                     acunando sortilegios de mar
      en la bahía primigenia de ayer.


           Y entre misteriosos acordes
      de acuarela y pentagramas en lúdico juego       
           se tejen los secretos ancestrales
                que cobijan metáforas de pasión y alborada,
                   amortizando luciérnagas
   en este abismo de silencios.





jueves, 21 de marzo de 2013

“Cuando el verano vestía sonrisas”


                 
                 
                     Fue en enero
               cuando el verano vestía sonrisas
                     de nácar sobre mi piel 
                         y aquella voz de murmullo
                              agigantaba sueños
               en la penumbra de la tarde.


                    Misterioso juego del Destino
               desvía tu senda  
                     y en el reloj de un nuevo alba
                        marchita golondrinas
                             de acero y letanía,
               ahogando estrellas en el muro de tus silencios.


                     Hoy, mustia la rosa,
               llora hilvanes de ausencia
                     en la eternidad de los sueños,
                         germinando mariposas
                             en la meridional entraña
               de esta lluvia huérfana de soles.
                                               


lunes, 18 de marzo de 2013

“Detrás de todo hay una Luz”



                                                                                                   
     Entre lágrimas y mariposas
transito alguna avenida
    de pies descalzos,
        caminando un sendero-abismo
             de ojos oscuros y
luciérnagas-estrellas.


    En un recodo singular,
abanicando sortilegios-esperanzas
    juego a la enfermera...
        sanando plagio-heridas,
             revocando ceremonias
de huracanes-océanos y conspiraciones.


     Aunque, estratégica y quimérica,
se adormece, en ensueños,
     esta lluvia-bálsamo
         de mis atardeceres...
               percibo aquella magia
de un nuevo firmamento.


     Así, hoy, puedo contemplar
entre ausencias-melodías
     de semblantes perplejos
           y sonrisas transfiguradas:
               que “detrás de todo
hay una luz”.
                       
               


domingo, 10 de marzo de 2013

"Pequeña"




En la transparencia
de esta tarde,
un acompasado palpitar 
teje el regreso
de tenues mariposas.
Y un dejo de espesura
adormecida
en tu fragancia audaz
es la almohada que acuna 
mis verdes palomas.
Bébese el polvo acurrucado 
en el aliento de mis horas, 
mientras conspiran 
púrpuras letargos
y rasguño de estrellas 
siembra los surcos
de anhelados bosques.
Sobre mi pecho
cobíjanse susurros
de primaveras desflecadas
abrazando recuerdos
de escarcha y arena;
sin olvidar 
el viento-caricia 
sobre tus doradas mejillas.